IX Foro de la Economía del Agua

Alineando intereses individuales y colectivos para mejorar la gobernanza del agua

La edición de Barcelona tuvo lugar en el recinto de la Fira de Barcelona, dentro de la celebración del Salón Iwater. Es la primera vez que el Foro de la Economía del Agua se celebra dentro del marco de otro evento del sector del agua y la experiencia ha servido para cumplir con los objetivos propuestos, tanto desde el punto de vista del Foro como entidad dentro del sector como desde el punto de vista de los contenidos congresuales del Salón.

Se desarrolló a lo largo de 6 sesiones, a las que precedieron una inauguración y que culminaron con la clausura del Foro.

Apertura

La apertura del Foro estuvo cargo de su Director, José Carlos Díez que, como en ocasiones previas ha subrayado los desafíos y valores para abordar los retos que plantea el agua, todos ellos compartidos en este marco por iWater y la FIRA de Barcelona, organización que acogió en esta oportunidad al Foro.

En este sentido, señaló que si bien el agua venía siendo un asunto invisible para la ciudadanía, la crisis económica en España con las consiguientes altas tasa de paro, pobreza severa y desigualdades puso de manifiesto la necesidad de recomponer el contrato social, abarcando también la problemática del agua.

Siendo España un país con gran estrés hídrico, ha logrado grandes avances y una importante industria construida en torno al agua (tecnología, desalación, economía circular, etc.), pero quedan muchos asuntos por abordar como el deterioro de las infraestructuras y la necesidad de invertir también en tecnología, I+D+i e intangibles pues aunque la recuperación se va produciendo, las inversiones no son las adecuadas. Otro factor clave es el cambio climático y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas que sitúan al agua en un marco global que debe ser abordado conjuntamente con gobiernos, instituciones, empresas y ciudadanos.

El Foro en este contexto y en línea con las tendencias mundiales en la materia aspira a contribuir al debate nacional y global.

Inauguración

A continuación, Pau Relat, Presidente del Salón iWater inauguró el foro. Para la FIRA de Barcelona el agua es una apuesta estratégica de medio y largo plazo como lo demuestra el Salón iWater.

Gracias al Foro se potenciará su faceta como plataforma de divulgación al servicio de las tendencias globales en relación con el ciclo integral del agua y ser un actor más activo. Divulgar, difundir y hacer networking en torno al agua es fundamental para liderar el desarrollo sostenible del sector.

Agradeció contar e ir de la mano del Foro con el que se comparten aspectos esenciales como son la visión sobre la importancia del agua a medio y largo plazo y la voluntad de encontrar soluciones para lo que debe ser el sector del agua en el futuro.

Pau Relat

Presidente del Salon Iwater

El valor del agua y de la seguridad hídrica

Dustin Garrick

Profesor De La Universidad De Oxford Y Responsable De La Oxford Water Network

Dustin Garrick expuso que el valor y la economía del agua así como su gobernanza no se centra solo en cuestiones ambientales sino también en las políticas económicas. La resolución de conflictos por la reasignación y distribución del agua en situaciones de estrés hídrico dada la multiplicidad de valores que compiten entre sí (valor competitivo del agua) la disposición de la sociedad para trabajar conjuntamente y compartir recursos (gobernanza mixta o colectiva, y con nuevos actores), las fuerzas que se resisten al cambio (intereses ‘ocultos’), el valor de las innovaciones aplicadas al agua, la necesaria adaptación al cambio climático, entre otros, son retos actuales junto con las políticas públicas que permitan la adaptación a ello.

Estos desafíos deben abordarse en frentes interrelacionados, se requiere entender los flujos para su mejor aprovechamiento, mejorar el enfoque para valorar el agua económica y culturalmente, incorporar a todos los actores y seguir innovando en su gobernanza coordinando el papel de todas las instituciones implicadas.

Para Francois Brikke, el agua es más que un sector, es un vector de desarrollo –como los son la energía o la educación- que se sitúa en el centro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2030 de Naciones Unidas. Estamos ante un motor para el desarrollo sostenible y la generación de empleo. La forma de hacer referencia al agua está cambiando, por ejemplo, hablamos de ‘economía verde’ pues el agua ocupa un lugar central en el desarrollo o de agua digital, ‘Smart water’ cuando se alude a cambiar la manera de gestionarla. Y es necesario también considerar los aspectos culturales pues mejorar la gestión de los recursos hídricos no es sólo una cuestión de inversiones sino también de cambios de mentalidad entre los planificadores y usuarios, entre otros.

 

François Brikké

Senior Network Officer, Global Water Partnership

Gonzalo Delacámara

Director Académico, Foro De La Economía Del Agua

Por último, Gonzalo Delacámara centró su exposición en que cualquier crisis de agua es una crisis de gobernanza. Por ello el valor del agua y la seguridad hídrica son asuntos críticos. Muchas veces el sector se centra en temas que son instrumentales (coordinación política, diseño de incentivos, disponer de métricas e impactos, etc.) para los objetivos perseguidos.

El problema no está en el volumen disponible sino en garantizar el acceso a agua limpia, en el momento y para la finalidad adecuada y con la calidad necesaria. En cuanto a su valor este es dinámico y cambiante y su gestión ha de hacerse desde una política hídrica en la gestión de los riesgos y no sólo desde la gestión de crisis. Es necesario crear confianza entre la población con un marco regulatorio y unos incentivos adecuados que permitan alinear intereses individuales con las políticas colectivas y explicar a los ciudadanos que el agua está conectada con todos los ámbitos del desarrollo económico y social desvelándose así su valor multidimensional y todo ello asumiendo nuevas ideas y descartando aquellas obsoletas y por tanto inútiles.

Sostenibilidad, Agua y Paz

D. Miguel Ángel Moratinos

Presidente Red Española por el Desarrollo Sostenible (REDS

Miguel Ángel Moratinos enmarcó el agua como objetivo propio entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible dentro de la Agenda2030, de Naciones Unidas, el ODS 6. El salto de los Objetivos de Desarrollo del Milenio a los ODS implica incorporar los nuevos retos de la comunidad internacional, se introduce el concepto de “sostenibilidad global” y arranca una nueva etapa universal que implica a la ciudadanía global, a gobiernos, universidades y empresas. Representa una agenda nueva y revolucionaria que exigirá políticas y decisiones que pondrán en cuestión muchos intereses existentes y en la que el agua va a desempeñar un papel fundamental pues está conectada con todo como con la pobreza y las desigualdades de género.

El desarrollo de esta agenda global exige el compromiso de distintos actores para lograr una alianza colectiva que responda a las corrientes actuales proteccionistas y nacionalistas con “multilateralismo” pues solo con amplias alianzas (público-privadas) se podrá avanzar en el cumplimiento de cada uno de los 17 Objetivos.

Dña. Leire Pajín

Directora de Desarrollo Internacional, Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal)

Sobre este mismo tema, José Carrera hace hincapié en que la seguridad hídrica, es el concepto que centra el debate en el marco del cambio climático y territorialmente localizado en ciudades.

Se centra sobre todo en su experiencia con ciertas zonas de Latinoamérica, y como según el Banco

Leire Pajín, por otra parte, piensa que La Agenda 2030 es innovadora y ambiciosa y la del agua es una agenda ‘inacabada’. El agua formó parte de los Objetivos de Desarrollo del Milenio como parte de la sostenibilidad ambiental y el marco de la Agenda 2030, el Objetivo 6 del agua, representa la ambición de avanzar y se hace evidente la interconexión que tienen los ODS entre sí. La realidad actual es que queda mucho por cumplir en cuanto a metas e indicadores inicialmente propuestos.

El objetivo hace ahora 15 años era que el 100% de la población tuviera acceso al agua potable para distintos usos (no se hablaba de calidad ni de gestión). Hoy se ha pasado del 70 al 90% de población mundial con acceso a agua potable, pero todavía hay millones de personas que no tienen acceso a agua de calidad de ni tampoco a saneamiento. El agua es un claro ejemplo de avance pero también de los retos por abordar y para ello se necesita una alianza mucho mayor. Todos los sectores económicos, de investigación y tecnológicos junto con la mejor política pública son aliados estratégicos y necesarios para cumplir los ODS.

La visión de una alianza público-privada como ISGlobal no está sólo en la investigación para la divulgación científica sino en contribuir y ser palanca para la toma de decisiones públicas y de proyectos de desarrollo internacional innovadores. Se necesitan datos, conocer la realidad a transformar, investigación, capacidad técnica, monitorear avances según las decisiones tomadas, buenos indicadores y metodologías de análisis y tecnología para encontrar soluciones innovadores, eficientes y sostenibles ambientalmente para abordar los objetivos más rápido y con más eficacia

El verdadero impacto de las inversiones en agua y saneamiento: innovando en la financiación

Arthur Wood

Socio fundador, Total Capital Investment

 

Arthur Wood, nos habló de que en la actualidad numerosos actores están trabajando en diversos aspectos y metodologías para dar respuestas a los retos de acceso al agua. La realidad es que en el sector hay un déficit de inversión de 2,5 billones de dólares anuales, pasivos históricos de financiación e inversión, al tiempo que se sigue ignorando la amenaza muy presente del cambio climático. El resultado es que el déficit de inversión se seguirá acumulando. Y en este sentido, un posible planteamiento es convertir el reto del acceso al agua y saneamiento en una oportunidad de negocio y hacer del problema ‘un mercado’.

Hay que tener en cuenta que la sofisticación de la sociedad civil y la rentabilidad esperada por las empresas de sus inversiones en el mundo en desarrollo influyen mucho en las decisiones. Y, en este sentido, es necesario alinear el problema del déficit de inversión en agua y saneamiento con el mercado y convertirlo en una oportunidad de negocio asignando correctamente los flujos de fondos disponibles, que proceden de diferentes fuentes de capital global, y gestionarlos eficazmente

Fredrik Galtung

CEO y Fundador, True Footprint

Fredrik Galtung nos habló de la necesidad de establecer un modelo de resultados que evalúe los impactos, porque no considerar la rendición de cuentas es una gran oportunidad perdida en el ámbito de la gobernanza. En los proyectos se sabe cuánto se invierte pero no cuales y cuántos son los logros. Es necesario avanzar hacia modelos basados en resultados sobre la base de la participación de las comunidades receptoras de los proyectos. Es clave monitorizar cómo los proyectos se desarrollan y evolucionan, identificar claramente los problemas sobre el terrero, usar indicadores adecuados respecto a los resultados esperados (por ejemplo, la tasa de satisfacción es un indicador débil porque puede no saberse cuál ha de ser el resultado esperado) y poder dar soluciones a los problemas desde la confianza en la información disponible.

Kathleen Dominique

Jefa de Proyecto de la Mesa Redonda de Financiación del    Agua, OCDE

Katheleen Dominique, por su parte nos contó que el sector necesita mas financiación, lo que hace necesario tender puentes entre el sector del agua y el financiero. En el sector se presentan situaciones que es necesario abordar, por ejemplo, los beneficios de las inversiones en materia de agua y saneamiento son muchas veces externos a la propuesta de valor, son las externalidades sociales que no se ven ni se reflejan en el retorno financiero. Tampoco contamos con un sistema que permita captar qué fondos realmente ingresan en el sector del agua. Es decir, hay flujos de dinero pero no un marco analístico que de información de sobre ellos. Y ello además de lo importante de monitorizar el gasto en destino.

La OCDE está trabajando junto a la comunidad hídrica, los inversores bilaterales y multilaterales, los inversores institucionales y bancos comerciales, es decir, con un amplio abanico de inversores que pueden aportar conocimiento y vehículos de inversión para utilizar el capital que entra en el sector y estudiar mecanismos para su despliegue.

La revolución digital y los servicios de agua

Jad Oseyran

Director del Global Center of Compentence for Circular Economy, IBM

Jad Oseyran nos trasladó que los modelos económicos actuales están basados en la innovación, sin embargo, los residuos producidos por la actividad económica son materiales sin identidad y sin ella no es posible pasar de la economía lineal a la circular. Y esto también aplica al agua.

Se puede crear un mercado profesional conectando la oferta y demanda de materiales reutilizables, pero antes es necesario tener la información adecuada sobre la identidad de los productos, cómo se conectan, sus condiciones de mantenimiento, etc. porque esa información ayudará a re-introducirlos en el mercado. Estos inventarios pueden ser interesantes también para los propietarios y aseguradoras en relación a la evaluación o valoración de los edificios. De este modo el edificio se convierte en una fuente de ofertas (Urban mining) y la confianza pasa a ser un elemento fundamental (aplicación Blockchain).

Y esto no tiene que ver sólo con tecnología pues es necesario ofrecer una buena propuesta de valor a los contratistas, empresas de demolición, promotores y empresas de construcción, etc. para que participen en ‘plataformas de reutilización del entorno construido’.

Agustín Moro

Director Global de Desarrollo de Negocio y Asociaciones Estratégicas Globales, Telefónica Open Future

Agustín Moro, establece que todas las industrias abordan momentos de disrupción. El mundo de las empresas está inmerso en una época de profundos cambios, apremiados por estar en permanente reinvención para sobrevivir. Innovar es una cuestión de mentalidad empresarial, un hábito del día a día, no hay atajos. En Telefónica se habla de ‘innovación abierta’ en la que tienen un papel fundamental el trabajo y negocio conjunto con ‘start up’ en particular maduras que ya han demostrado valor y funcionan en el entorno.

Este es el momento pues se combinan las soluciones de IA (inteligencia artificial), miles de millones de objetos interconectados que pueden comunicarse de forma inteligente, redes descentralizadas con servicios de banda ancha que ofrecen enormes posibilidades, tecnologías como Blockchain, todo lo cual permite generar modelos innovadores en cualquier sector que cambiarán el terreno de juego y el modo de actuar.

Grantly Mailes

Co-fundador y Director Ejecutivo, Civic Ledger

Grantly Mailes centró su intervención en la comercialización del agua, que es compleja e ineficiente ya que se opera con escasa información, y además esta es asimétrica, hay muchos actores en el mercado y aplican muchas reglas de funcionamiento por lo que se necesita un marco regulatorio y financiero ocnsensuado. Un mercado eficiente del agua exige que todos los actores tengan información integra, que se disponga de precios a tiempo real y que todos los actores operen bajo las mismas reglas y condiciones y de forma racional. Sin embargo, se detectan muchas ineficiencias en el uso del recurso hídrico que producen mala asignación, bajos resultados de la producción agrícola o pérdidas de almacenamiento por lo que es necesario optimizar el resultado global de la cuenta hídrica (distintas formas de comercialización en función de la asignación y el retorno). “Water Ledger”, en este contexto y frente a los desafíos descritos previamente, es una plataforma digital resultado de un estudio de viabilidad nacional para mejorar la transparencia del comercio del recurso en los mercados de agua en Australia. La plataforma usa tecnología blockchain y proporciona información gratuita a todos los actores, es un sistema para contabilizar el agua que, de manera sencilla, actualiza en tiempo real los registros de agua, el aumento de la disponibilidad, precios de compra y venta e incluso los pagos. Convierte un activo físico en un activo digital.

Callie Stinson

Project Lead, Water Initiative, Foro Económico Mundial (WEF)

Callie Stinson nos habló de la iniciativa del Foro Económico Mundial sobre el agua, que es una plataforma de colaboración público-privada centrada en la gobernanza del agua y los impactos que las tecnologías de la cuarta revolución industrial pueden producir en la mejora de la gestión del agua.

El impacto de la tecnología en el sector es fundamental, así como un grado de competencia saludable que permita que no solo las grandes empresas creen toda la tecnología. También genera oportunidades para mejorar en materia ODS puesto que ofrece soluciones para su gestión transparente y a tiempo real (en los móviles por ejemplo), lo cual ayuda a democratizar el acceso agua. Si bien siempre hay ganadores y perdedores se podrán abordar situaciones donde haya intereses creados, por ejemplo, para mantener determinados situaciones como la falta de incentivos del prestador del servicio para informar sobre la calidad del agua que suministra. Si se piensa en la asignación del agua transfronteriza la tecnología puede ser crítica en este ámbito donde transparencia entre la oferta y la demanda es esencial.

La regulación de los servicios de agua: alineando intereses individuales y objetivos colectivos

Antonio Estache

Profesor de economía, Universidad Libre de Bruselas

Francesc Trillas

Profesor de economía aplicada, Universidad Autónoma de Barcelona

Jaime Melo-Baptista

Presidente de Lisboa Water

 

Antonio Estache, señaló algunos de los aspectos del sector sobre los que convendría hacer mejoras: los procesos de contratación pública; distinguir (porque se produce confusión) entre los conceptos e implicaciones de inversiones CAPEX (gastos de capital) y OPEX (gastos operativos); políticas de precios; monitoreo del cumplimiento normativo; la definición de las responsabilidades y mandatos de los reguladores (hay problemas de coordinación de políticas cuando la opción política no es la misma en todos niveles de la Administración); en las auditorías sobre la calidad del servicio (tener un enfoque doble, legalista y economicista). En cuanto a la aplicación de la tecnología y el uso de datos disponibles, debería plantearse la cuestión de quién debería regular su uso, el regulador hídrico o el de las telecomunicaciones.

Francesc Trillas, nos habló de los modelos de gestión del agua en España, que hay experiencias positivas y negativas de modelos públicos y privados, ambos pueden funcionar, lo problemático es la transición entre modelos. El modelo español del agua funciona bien aunque puede mejorar, está muy condicionado por la descentralización territorial pero con una política centralizada en muchos aspectos. Y sobre una posible estructura única de tarifa en este momento no es factible por la regulación existente y si bien serían deseables unos criterios únicos de tarificación no parece viable una tarifa única (coste de oportunidad lugar y contexto).

Jaime Melo-Baptista, presentó los cinco pilares o mensajes en la regulación. Primero, la regulación no existe sin política pública. El segundo mensaje es saber qué papel del regulador una vez que existe la política pública, es fundamental pues ejerce una función de control sobre las otras piezas del engranaje, el cual funciona si la regulación es buena. El tercer mensaje es que el modelo regulatorio sea robusto, lo que implica que el regulador tiene abarca al sector en general. El cuarto mensaje es que es muy difícil crear un organismo regulador. Hay que pensar en su misión, objetivos, nivel de independencia, cobertura territorial, deberes, estructura (agencias), y muy importante es que tenga recursos humanos valiosos (los mejores de la industria), un buen presupuesto y atraiga inversores y financiación ofreciendo transparencia y estabilidad. El último mensaje es que la regulación no es solo para el presente, pues la mirada de futuro es fundamental. En este sentido, se debe disponer del mejor conocimiento sobre el agua y garantizar que este llega a tiempo para la toma de decisiones. Después se deben crear modelos de transferencia del conocimiento a la industria, a los profesionales y a la sociedad. Es necesario crear capacidades, desarrollar think tanks y hacer brainstorming entre todos los actores implicados. Es el caso de LIS-Water Portugal, centro de excelencia centrado en políticas públicas, regulación y gestión de servicios de agua y recursos hídricos.

Agua, ciudades y economía circular

Ani Dasgupta

Director Global del Ross Center for Sustainable Cities, World Resources Institute (WRI)

Ani Dasgupta nos habló del reto que supone garantizar el suministro hídrico de las ciudades sujetas a gran estrés debido al crecimiento y el cambio climático, en particular en el llamado Sur Global. Entre 1990 y 2015 en muchos países por la incapacidad de los servicios de agua de adecuarse a demandas crecientes bajó la proporción de hogares que reciben agua canalizada. Un 80% de las aguas residuales mundiales no se trata ni reutiliza, devolviéndose al medio sin más siendo un riesgo para la salud pública y el medio ambiente. Frente a este panorama, responsables políticos, planificadores y administradores de agua tienen la oportunidad de evitar el incremento del estrés hídrico mejorando la gestión de la demanda. Un ejemplo de los riesgos es Yakarta que se está hundiendo rápidamente (40% bajo en nivel del mar) debido a pozos ilegales que drenan los acuíferos en los que descansa la ciudad.

El agua es un bien, además de económico, social que requiere intervenciones políticas continuas y que debe ser abordado como bien sistémico. El acceso fácil y asequible a las cantidades necesarias para la salud, bienestar y desarrollo económico debe ser fundamental para la política y la programación. Se necesitan mejoras dirigidas por el gobierno, la comunidad y por la alianza de ambos y adoptar un enfoque coordinado a nivel de ciudad-región y dentro de la ciudad.

Justin Abbott nos habló del concepto de Circular Building, que fue un desafio para ARUP, su compañía, ya que implicaba una nueva forma de pensar el proceso de diseño, investigar materiales para revelar su potencial de circularidad y conocer la cadena de suministro para lograr la circularidad en cada nivel, y esto permitió producir una Base de Datos de Materiales que recopila información sobre producción, material y el re-uso de cada activo.

Junto a la Fundación Rockefeller, han diseñado un Índice de Resiliencia Urbana, una herramienta con indicadores para medir y analizar la resiliencia de las ciudades y utilizada para mejorar las estrategias de planeamiento urbano e inversiones. Esto ha puesto de manifiesto que el agua es un impulsor para resolver algunos de los problemas dentro de los complejos procesos urbanos. Un ejemplo de diseño urbano para la resiliencia de la ciudad es City Park Bradford, diseño de un espacio en el centro de la ciudad que ayuda a su reposicionamiento como lugar para vivir e invertir: Blue-Green City.

Justin Abbott

Director, Global Water Skills Leader, Arup

Oriana Romano

Analista de Políticas en la División de Ciudades, Políticas Urbanas y Desarrollo Sostenible del Centre for Entrepreneurship, SMEs, Regions and Cities, OCDE

Oriana Romano, por otra parte,  nos explicó que hay muchas definiciones de economía circular que se centran en la industria pero no en la función de las ciudades. La OCDE ha mantenido contacto con más de 70 ciudades concluyendo que la economía circular es sistémica. De esta manera, si las ciudades para el 2050 quieren reducir a la mitad sus emisiones de carbono tienen que replantearse la movilidad, alimentación y agua con un enfoque sistémico circular. Es necesario analizar interacciones y maximizar sinergias, que el conocimiento sobre sostenibilidad del agua y resiliencia urbana puede ser usado en todos los sectores (urbanismo, vivienda y energía). La economía circular no es sólo una cuestión técnica pues regulación, financiación, formación y gobernanza son fundamentales (quién hace qué, cuándo y qué se puede mejorar). Implica una transformación que conlleva cambios culturales que han de ser aceptados, comunicados e informados. Se produce una confluencia de las denominadas 3 P: People, las personas en tanto partes interesadas que interactúan con todos los agentes implicados en las estrategias; Politics en referencia a la complementariedad de las políticas públicas en distintos ámbitos confluyentes; Places o regiones y ciudades, también sus áreas metropolitanas y rurales que deben coordinar políticas e iniciativas.