Ver lo invisible

Las pequeñas virtudes


En 1962, la italiana Natalia Ginzburg publicó once ensayos autobiográficos bajo el título Le piccole virtù (Las pequeñas virtudes). Uno de ellos, del mismo nombre, incluye un párrafo recurrentemente citado: “Por lo que respecta a la educación de los hijos, creo que no hay que enseñarles las pequeñas virtudes, sino las grandes. No el ahorro, sino la generosidad y la indiferencia hacia el dinero; no la prudencia, sino el coraje y el desprecio por el peligro; no la astucia, sino la franqueza y el amor por la verdad; no la diplomacia, sino el amor al prójimo y la abnegación; no el deseo de éxito, sino el deseo de ser y de saber”. La gestión del agua, uno de los temas centrales de este blog, es igualmente un terreno en que las discusiones y los compromisos de orden secundario tienden a eclipsar los desafíos genuinos. Este blog nace, en algún sentido, para contribuir a ver lo invisible, de ahí su nombre. La gestión del agua y sus servicios, en realidad, dista de ser un tema marginal. Está conectado, en la práctica,[.....]

Las pequeñas virtudes

Gonzalo Delacámara

junio 15, 2016

Acerca del blog